Estamos viviendo una ebullición de la construcción

IVÁN BECCAR VARELA, ARQUITECTO, SOCIO DE PROYECTO NORTE. / J.CORBALÁN

Iván Beccar Varela es arquitecto y desarrollador inmobiliario, socio de Proyecto Norte, un emprendimiento que ya lleva en Salta más de cuatro décadas. El empresario salteño junto con otros profesionales, Luis Rengifo y Margarita Cornejo Jovanovics, disertará mañana, a partir de las 18, del ciclo multiplataforma “Hablemos de lo que viene” organizado por El Tribuno, que se podrá ver en www.eltri buno.com.ar/desarrollosurbanos.
Beccar Varela sueña en vivir en una ciudad en la que se circule cómodamente y en la que reine la prolijidad y la estética. De cara al 2021, avizora un escenario de “incertidumbre” debido a la coyuntura económica, más allá del buen momento que actualmente transitan en materia de construcción. 

¿De qué se trata Proyecto Norte y quiénes lo integran?

Proyecto Norte es una empresa desarrolladora inmobiliaria. Desarrollamos proyectos de todo tipo: vivienda, corporativos, institucionales, comerciales, urbanos y suburbanos. En Salta, en las afueras de Salta y en otras provincias. De forma directa contamos con 35 empleados y de manera indirecta -a través de constructoras- llegamos a más de mil trabajadores. 

¿Cómo encararon la etapa económica y sanitariamente compleja?

Para nosotros el parate fue bastante corto, de menos de dos meses, en los cuales detuvimos por completo nuestra actividad, las obras y el trabajo en oficina pero la tecnología hizo que el home office nos ayude a avanzar en muchos proyectos desde las casas de cada uno de los miembros de la empresa y eso es uno de los aprendizajes de la cuarentena estricta. Fue una etapa de ponernos al día con proyectos. En cuanto pudimos armamos un protocolo validado por las autoridades sanitarias y pusimos de nuevo en actividad las obras con el apoyo de las empresas constructoras. 

¿Qué perspectiva tienen para el próximo año? 

Es duro el panorama, bastante nublado más allá de la pandemia, en lo económico nos espera incertidumbre, lo que rescatamos es que frente a esos momentos siempre el argentino se resguarda en los ladrillos e invierte y siempre le va bien.
Pero nos gustaría un escenario de más estabilidad, si bien estamos viviendo una ebullición de la construcción, producto de lo que cuesta el metro cuadrado en dólares, que es un récord de bajo, hoy preferimos mucho más un escenario de estabilidad, de baja inflación y crédito hipotecario para trabajar con un horizonte más largo. Y no todos los días viendo qué producto sacamos o cambiamos o cómo abordamos cual y tal situación crítica, como se está viviendo ahora.

Es barato construir hoy…

Es muy barato construir hoy y estamos viviendo un récord de ventas no solo en productos de viviendas customizados, es decir, una casa que se construyó a tu medida, sino en los edificios de propiedad horizontal en la ciudad que bajaron su costo por metro cuadrado. Ahora el caos que se vive es que las listas cambian todos los días de precios, que si la ponemos en dólar, en dólar billete, oficial o pesos más índice CAC (Cámara Argentina de la Construcción), es un tema de todos los días, eso nos tiene permanentemente alertas y nos hace muy versátiles a los empresarios argentinos, pero no es lo ideal. También creemos que se está consumiendo un colchón, la gente está gastando ese ahorro, para el futuro no es bueno por más que se esté viviendo una ebullición. Se está consumiendo el ahorro el que lo tenía y sigue sin soluciones el que no tiene, el que por ahí podría pagar una pequeña cuota, pero como no tiene un escenario de estabilidad, no se arriesga.

A qué público llegan…

Nuestra empresa por herencia familiar y por la coyuntura de la inflación se focalizó bastante en el público medio alto, es triste decirlo pero el sector social más vulnerable está atendido inmobiliariamente por el Estado, con sus planes de viviendas y tasas subsidiadas. El desarrollador del público medio necesita del crédito hipotecario sí o sí y el desarrollador que nos queda ser es el del sector medio alto que puede pagar su segunda vivienda como ahorro. 
Los desarrolladores terminan enfocándose en el que puede pagar ese producto inmobiliario. También aparecieron desarrolladores atendiendo el sector medio-medio, pero con terrenos porque el terreno lo pueden pagar, es un valor medianamente accesible. Lo bueno sería consolidar esos barrios y en eso están nuestros desafíos y el desafío de nuestras autoridades, antes de seguir abarcando más y más loteos.

¿Qué característica distingue a Proyecto Norte de otros desarrolladores inmobiliarios? 

Buscamos estar a la vanguardia con productos de calidad, hacer punta en la sustentabilidad desde lo ambiental. No entregar algo que sea inviable de mantener, un edificio que sea muy costoso o que se deteriore muy rápido, nos concentramos en productos de la mejor calidad que el mercado salteño paga, no es la mejor calidad del mundo probablemente, pero sí buscamos hacer punta en productos novedosos, en formas de vivir nuevas; estamos buscando instalar viviendas estandarizadas, es decir, construidas de manera industrial y todas iguales optimizando costos, calidades y financiamiento, de esa manera llegar al público medio al que queremos abordar con mejores propuestas para construir una vivienda.

Cada vez más gente se anima a las nuevas formas de construir…

Es un cambio cultural costó como cuesta en todos lados, quizás más en Salta por su público tradicional, pero a igualdad de precio y mejores prestaciones de aislación, de indicadores de consumo en cuanto a climatización, se están animando porque saben que es una apuesta al futuro. 
Nosotros no estamos comprometidos ni aliados con ningún sistema constructivo en particular, pero sí sentimos el compromiso de buscar alternativas de punta, del futuro, que mejoren costos, calidades, durabilidad, prestaciones en cuanto a aislación. 
Existen nuevos sistemas industrializados y permanentemente estamos investigando qué podemos aportar dentro de lo existente, no creemos que haya nada malo en ellos pero sí mejorar las prestaciones, las terminaciones, las formas de construir, los métodos, los sistemas. La maduración del mercado va por tratar de conseguir que no sea mal visto tener una casa igual a la de al lado, una vivienda estandarizada.

¿Se han modificado los conceptos de urbanizaciones? Estas salieron de la ciudad y, de hecho, ustedes mismos ya no tienen su oficina en pleno centro….

Sí, por lo costoso que puede ser vivir en el centro de la ciudad, pero sobre todo por la búsqueda de un nuevo estilo de vida de la gente a la que apuntamos: buscan aire libre, verde, no les importa salir un poco de la ciudad. Ahora está en nosotros el desafío que ese salir de la ciudad no se transforme en ciudades dormitorios, es decir, que vivan o duerman en esos emprendimientos suburbanos y vuelvan todos los días a trabajar, al colegio o a comprar al centro. Nosotros buscamos que con ese estilo nuevo haya soluciones, descentralización absoluta y de servicios, que la persona que vive a 10 kilómetros de Salta tenga todo a mano y si es posible más.

Fuente El Tribuno

Open chat
¿Tenés alguna consulta?